Noticias
Noticias
Noticias
873
visitas
Ale

Alergólogos del IBIMA participan en un ensayo clínico europeo que desarrolla una vacuna para personas con alergia al pescado

En el proyecto, liderado en Andalucía por el alergólogo del Hospital Regional Miguel Blanca, participan 10 países europeos y está financiado con 4 millones de euros
Alergólogos del IBIMA participan en un ensayo clínico europeo

Profesionales de la Unidad de Gestión Clínica de Alergología del Hospital Regional de Málaga, integrados en el Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA) –promotor de la investigación - participan en un ensayo clínico europeo, que se encuentra actualmente en fase II (la fase I ya ha sido superada), que busca el desarrollo de una vacuna eficaz y segura para las personas con alergia alimentaria, en concreto a la alergia grave al pescado.

Para Miguel Blanca, director de la UGC de Alergología, “la inmunoterapia clásica para el tratamiento a este tipo de alergia consiste en inyecciones subcutáneas con extractos de alimentos, y a pesar de haberse demostrado eficaz, los efectos secundarios anafilácticos son demasiado comprometidos.”

En el proyecto denominado FAST (siglas en inglés de Inmunoterapia específica para la alergia alimentaria) participan 10 países - Holanda, Dinamarca, Islandia, Austria, Reino Unido, Polonia, Grecia, Italia, Francia y España – y su objetivo es desarrollar una vacuna curativa como alternativa al tratamiento actual, mediante la sustitución de los extractos de alimentos con los principales alérgenos hipoalergénicos, modificados genéticamente.

Así, una vez identificada la proteína presente en el alimento responsable de producir la alergia, se manipuló genéticamente y se consiguió hacer una variación de esta proteína para que produzca tolerancia en personas con anafilaxis.

Tras haber superado las pruebas de toxicología y eficacia en modelo animal, el ensayo clínico se encuentra en fase de reclutamiento y selección de pacientes con alergias graves al pescado blanco, porque la mayoría de estos comparten la misma proteína responsable de la alergia.

Una vez identificados los pacientes, cuya alergia se confirma mediante prueba de provocación, se inicia el ensayo clínico a doble ciego controlado en un centenar de pacientes reclutados entre los centros españoles de (Málaga, Córdoba y Madrid), holandeses, daneses e italianos.

Hasta la fecha, la Unidad de Gestión Clínica de Alergología, ubicada en el Hospital Civil de Málaga, ha seleccionado a cinco personas con alergia grave que pueden ser candidatas para la administración de la vacuna – por vía subcutánea - compuesta por un alérgeno relevante del pescado implicado en el desarrollo de la alergia.

En España, la alergia al pescado representa entre el 12 al 14 por ciento de las alergias alimentarias, y la responsable de esta intolerancia es una proteína – llamada parboalbúmina - presente en el bacalao y en otros tipos de peces. En países del norte de Europa la alergia al pescado tiene una mayor incidencia.

En palabras de Miguel Blanca, “este proyecto de investigación persigue mejorar la calidad de vida de los pacientes con alergias alimentarias, y esta sería la primera vacuna que permitirá ofrecer un tratamiento curativo, seguro y eficaz a las personas con alergia al pescado”.

A pesar de que el proyecto inicial incluía también el desarrollo de una vacuna para la alergia al melocotón, esta línea se ha aplazado por ahora, ya que se han encontrado dificultades para modificar genéticamente la proteína responsable de la alergia al melocotón, y transformarla en medicamento, como ha ocurrido con la del pescado. Así, para Miguel Blanca “este tipo de alergia hubiera sido más interesante para nuestro entorno, ya que es una alergia con una mayor presencia en los países del Mediterráneo al compartir la proteína responsable de la alergia al melocotón, otros alimentos como cacahuetes, pipas de girasol, o almendras”. En Málaga, el cinco por ciento de la población es alérgica al melocotón.

Esta investigación revela, una vez más, la firme apuesta de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía por la investigación biomédica de calidad como fórmula para contribuir a la mejora de la salud de la ciudadanía, a través de la generación de conocimiento y la innovación.

Fuente:
Unidad de Comunicación de los Hospitales Universitarios Regional de Málaga y Virgen de la Victoria