Noticias
Noticias
Noticias
1694
visitas
Can

Cáncer: seis letras y una vocación

Dice el refrán que la curiosidad mató al gato, pero en el caso de Emilio Alba las consecuencias de su afán por saber más no han sido nada dramáticas, sino más bien todo lo contrario
Emilio Alba, en el laboratorio de biomedicina del Hospital Clínico

Dice el refrán que la curiosidad mató al gato, pero en el caso de Emilio Alba las consecuencias de su afán por saber más no han sido nada dramáticas, sino más bien todo lo contrario.

Era un niño de doce años cuando, ojeando un libro de segundo de Bachiller, se fijó en una palabra de seis letras que acabaría marcando su vida: ‘Cáncer’. Este descubrimiento le dio el impulso definitivo para orientar su mirada hacia el mundo de la Medicina y especializarse después en el ámbito de la Oncología. «Cuando me pregunto por qué soy oncólogo en lugar de intensivista o anestesista la única respuesta que sé darme es que lo hice por curiosidad. Por algún motivo que desconozco, tal vez era miedo por aquel entonces, recuerdo ese capítulo y sus dibujos», reconoce el que hoy es jefe del Servicio de Oncología del Hospital Clínico Universitario y presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

Y es que Alba, tras acabar la carrera de Medicina en los primeros 80, advirtió que en este campo había mucho que hacer. Se trasladó a Barcelona, donde empezó a trabajar en el Hospital San Pablo. «El servicio de Oncología era muy grande y había una tradición investigadora que era nueva para mí. Allí se preocupaban no solo de que vieras a los pacientes sino que te motivaban para que publicaras cosas, para que hicieras trabajos y participaras en proyectos». El ambiente de trabajo era el óptimo para explotar las potencialidades de un joven médico al que obsesionaba la alta mortandad por cáncer que se registraba en nuestro país. «Desgraciadamente hace treinta años se moría muchísima más gente que ahora. El cambio ha sido importante», reconoce.

A finales de la década de los 80 volvió a Málaga, primero al Civil y luego al Clínico, donde durante tres años fue el único oncólogo del centro. Una situación que empezó a cambiar en el año 94. Desde entonces, Emilio Alba no ha dejado de tratar a pacientes, ya que lo suyo es el contacto directo con los enfermos. Y para él el horizonte es muy favorable. «El cáncer son muchas enfermedades distintas, por lo que los logros tendrán que venir por diferentes vertientes, pero la mortalidad está disminuyendo a un ritmo de un 1 por ciento anual. Cuando yo empecé la residencia en el año 83 se curaban un 40% de las mujeres con cáncer de mamay hoy se curan un 75%», argumenta.

Los tumores mamarios centran la mayoría de los casos que atiende Emilio Alba, que también se dedica al diseño de proyectos médicos y a tareas organizativas en un grupo del que forman parte una treintena de especialistas. «El cáncer no es una enfermedad desagradecida, aunque hay casos terribles. El contacto humano te da grandes disgustos y también grandes alegrías. Tenemos que pensar, de una manera objetiva, que si tenemos a una mujer con 55 años con un cáncer de mama y otra que sufre un infarto de miocardio, la probabilidad de que vivan hasta los 65 años es mucho mayor para la del cáncer», precisa.

Además, el Hospital Clínico ocupa un lugar importante a nivel nacional en cuanto a servicios clínicos e investigación, con numerosos proyectos, aunqueAlba considera que las asignaturas pendientes que tiene Andalucía en el ámbito de la Oncología son la apuesta por la investigación, la especialización de los equipos de cirugía y el largo periodo de tiempo que todavía suele transcurrir entre la detección de los primeros síntomas, el diagnóstico y la aplicación del tratamiento.

En cuanto a las líneas de investigación en las que se trabaja, Alba explica que están desarrollando un estudio de caracterización genómica del cáncer de mama, al tiempo que investigan también en el terreno de la angiogénesis, entre otros estudios. Además, el Clínico ha creado una unidad pionera de «consejo genético», diseñada para asesorar a familias en las que se ha registrado algún caso de cáncer y basada en la certeza de que el 5%de los tumores de mama y entre el 5 y 10% de los de colon son hereditarios.

«Aunque hay casos terribles, ésta no es una enfermedad desagradecida. También te da grandes alegrías»

Perfil

Emilio Alba, Oncólogo

  • Origen: Nace en Archidona en 1958.
  • Formación: Doctor en Medicina por la Universidad de Málaga. Es jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Virgen de la Victoria (Clínico) de la capital y presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Además, es profesor de la UMA y pertenece a varias sociedades científicas y grupos de trabajo especializados.
Fuente:
Diario Sur, edición impresa (Macarena Texeira)
Unidades Organizativas vinculadas