Noticias
Noticias
Noticias
2255
visitas
El

El Clínico aumenta las operaciones sin encame para reducir la lista de espera

El hospital prevé cerrar el año con un tercio más de pacientes intervenidos por cirugía mayor ambulatoria que en 2010
Profesionales y pacientes, en el hospital de día del Marítimo de Torremolinos

Las operaciones en las que los pacientes reciben el alta el mismo día de pasar por el quirófano van en aumento. La llamada cirugía mayor ambulatoria (CMA)
reduce las complicaciones posquirúrgicas para los enfermos y supone un ahorro económico para la sanidad pública.

El Hospital Clínico Universitario incrementará este año en un tercio, aproximadamente, el volumen de cirugía de alta precoz o de corto encame, lo que supondrá superar las 5.000 intervenciones.

El 90% de las operaciones que realiza la unidad de gestión clínica de cirugía mayor ambulatoria del Clínico Universitario se llevan a cabo en los cuatro quirófanos dispuestos para esa actividad en el Hospital Marítimo de Torremolinos. El 10% restante se hacen en Clínico Universitario. Un total de 3.943 pacientes fueron intervenidos el año pasado en régimen de CMA, es decir, recibieron el alta a las pocas horas de producirse la operación. A esa cifra hay que sumar 542 que se fueron de alta en uno o dos días como máximo.

El director de la unidad de cirugía mayor ambulatoria del Clínico, José María Santamaría, dijo a este periódico que ese tipo de intervenciones sigue un ritmo ascendente. En ese sentido, recordó que en el primer cuatrimestre de 2011 (y solo de oftalmología) se han efectuado 1.500 operaciones, por lo que se espera que al final del ejercicio se rebasen con amplitud las 5.000 de todas las especialidades que operan por CMA, lo que supondrá en torno a un tercio más que el ejercicio anterior. Uno de los aspectos que favorecerá esa subida es que este verano, durante el mes de agosto, no se cerrarán los quirófanos donde son intervenidos los enfermos en el Marítimo de Torremolinos.

Comodidad y seguridad

«La cirugía sin encame es más cómoda y segura para los pacientes, que se marchan a su casa pocas horas después de salir del quirófano, y representa un ahorro en medios y en gasto sanitario», manifestó el doctor Santamaría. Los cuatro quirófanos de CMA del Marítimo funcionan en horario de mañana y tarde. Por ellos, pasan personas con dolencias de oftalmología (todos los procedimientos), cirugía general (sobre todo hernias, cirugía perianal, fibromas, lipomas, etcétera), dermatología, otorrinolaringología (microcirugía laríngea, fundamentalmente), traumatología (artroscopias de hombro y rodillas, especialmente) y urología.

El equipo de quirófanos de CMA lo componen seis anestesiólogos y veintitrés profesionales de enfermería.

Además, hay tres enfermeros y tres auxiliares más para el hospital de día, donde están los pacientes hasta que reciben el alta.

Los datos

Cirugía sin encame

  • Permite dar el alta a los pacientes el mismo día en que se hace la operación Intervenciones quirúrgicas.
  • Este año, el Clínico Universitario espera superar las 5.000 operaciones de cirugía mayor ambulatoria (CMA).

Quirófanos

  • Hay cuatro en el Hospital Marítimo de Torremolinos.
  • Funcionan en horario de mañana y tarde.

Especialidades de CMA

  • Oftalmología, cirugía general, dermatología, otorrinolaringología, traumatología y urología.
  • Este dispositivo cuenta con dos camas y seis sillones.

El doctor Santamaría explicó que para ser incluido en las operaciones de alta en el día, además de estar indicado médicamente, los usuarios deben vivir a una distancia no superior a media hora en coche del hospital (unos 30 kilómetros), tener una casa con ascensor y estar acompañados por un familiar las 24 horas siguientes a la intervención quirúrgica.

Técnicas anestésicas

La mejora de las técnicas anestésicas posibilitan que los enfermos reciban el alta a las pocas horas de ser operados. El equipo de anestesiólogos del Clínico emplea en muchos pacientes un procedimiento totalmente pionero que sirve tanto para anestesiar como para controlarle el dolor tras la intervención (incluso varios días después de la operación). La técnica se llama bloqueo analgésico, que permite eliminar (en la mayoría de los casos de manera total) cualquier dolor o molestia tras ser operado y evita consumir fármacos analgésicos, hecho que aumenta la comodidad del enfermo y facilita que pueda llevar una vida normal una vez abandona el quirófano.

Los pacientes a los que se aplica el bloqueo analgésico son valorados por el mismo anestesiólogo a las 24 horas, tanto si están hospitalizados como si se encuentran en su domicilio (casi todos). A estos últimos, el anestesiólogo los llama por teléfono para comprobar que el dolor está controlado.

Fuente:
Diario Sur (Ángel Escalera)
106.93 KB