Noticias
Noticias
Noticias
2263
visitas
El

El Clínico examina 'online' a un centenar de enfermos de corazón

El sistema envía información sobre el funcionamiento del músculo cardiaco en pacientes con desfibriladores implantados para evitar el riesgo de muerte súbita por arritmia
El doctor Javier Alzueta muestra un desfibrilador implantable

Un centenar de enfermos de corazón de Málaga viven en permanente conexión con el Hospital Clínico. Este centro comenzó hace un año a monitorizar a distancia a los pacientes con desfibriladores implantados, de modo que los electrofisiólogos de la Unidad de Arritmias del centro tienen información periódica del funcionamiento de sus corazones.

El Clínico es el primer hospital español que cuenta con un sistema de monitorización remota. El paciente con desfibrilador implantado únicamente debe disponer de un módem en su domicilio que le ahorrará el 70% de los desplazamientos al hospital para someterse a controles rutinarios.

Los especialistas programan en cada caso la periodicidad con la que necesitan recibir información a cerca de la actividad cardiaca del enfermo pero, además, el propio paciente puede accionar el sistema de forma manual cada vez que advierte algún síntoma que le resulte preocupante.

Para garantizar el correcto funcionamiento de los dispositivos, el sistema envía cada noche al servidor del hospital un informe sobre la actividad del programa. Esta información se revisa diariamente con el fin de detectar a tiempo cualquier tipo de anomalía en el dispositivo. Las alertas, además, también se reenvían de forma automática por correo electrónico a los especialistas.

Este control on line sólo es posible llevarlo a cabo con los enfermos a los que se les ha implantado un desfibrilador. Este tipo de implantes se comenzaron a realizar en el mundo en los años 80 y el primero se instaló en un paciente del Clínico en el año 1993.

Estos dispositivos se implantan en pacientes con disfunción ventricular que presentan un riesgo de muerte súbita elevada, "de hasta el 30% al año", según explicó ayer el responsable de la Unidad de Arritmias del hospital Javier Alzueta.

El desfibrilador, que se instala con anestesia local bajo la piel del tórax, reduce el riesgo de muerte hasta el 1 ó 2% por año en los enfermos que presentan alteraciones relacionadas con arritmias ventriculares.

Cuando el aparato detecta una fibrilación auricular, porque el corazón late demasiado rápido con riesgo de no bombear suficiente sangre lanza un electrodo que hace al músculo cardiaco volver a su función normal. Sin embargo, la fibrilación auricular también puede provocar que el corazón lata demasiado despacio. En esta tesitura el desfibrilador implantable también actúa como un marcapasos para devolverle el ritmo correcto.

Sin embargo, hasta ahora estos equipos implantables tenían una vida de apenas cuatro o seis años, al término de la cual debían ser reemplazados y, no permitían efectuar las controles on line de las nuevas generaciones de aparatos que, además, tienen una vida de hasta ocho años. Por esta razón, el Clínico ha comenzado a implantar los nuevos dispostivos en los pacientes y a instalarlos cada vez que llega el momento de reemplazar los antiguos.

De acuerdo con los datos que maneja el Hospital clínico en España se producen anualmente en torno a 40.000 muertes súbitas relacionadas con las arritmias. Además, se da la circunstancia de que Andalucía es la zona en la que estas dolencias presentan mayor prevalencia.

La insuficiencia cardiaca o incapacidad del corazón para bombear sangre suficiente provoca que al menos la mitad de los pacientes que la padecen fallezcan por arritmia ventricular de forma súbita.

El Clínico, pionero en telecontrolar pacientes con arritmia

El sistema envía información sobre el funcionamiento del músculo cardiaco en pacientes con desfibriladores implantados para evitar el riesgo de muerte súbita por arritmia.

Fuente:
Diario Málaga Hoy (Encarna Maldonado)