Noticias
Noticias
Noticias
99
visitas
Inv

Investigadores malagueños estrechan la relación entre las bacterias intestinales y el desarrollo de diabetes tipo 2 en pacientes de corazón

Los profesionales que han llevado a cabo el estudio pertenecen al Hospital Virgen de la Victoria y se encuentran vinculados a los grupos de investigación científica en red CIBEROBN y CIBERCV
Investigadores malagueños

Investigadores malagueños han demostrado a través de un estudio llevado a cabo en el Hospital Virgen de la Victoria la relación que existe entre las bacterias intestinales (microbiota intestinal) y el desarrollo de la diabetes tipo 2 en pacientes que padecen de enfermedad arterial coronaria. Los resultados de este trabajo han sido ya publicados en la prestigiosa revista Frontiers in Microbiology por los profesionales de este centro sanitario vinculados también a los Grupos de Investigación Biomédica en Red de Obesidad y Nutrición (CIBEROBN) y de Enfermedades Cardiovasculares (CIBERCV).

En este sentido, el estudio analiza el papel de la microbiota intestinal sobre los parámetros cardiometabólicos y la inmunidad en pacientes con enfermedad arterial coronaria con y sin diabetes tipo 2, evidenciando su impacto. Así, la investigación ha detectado que la presencia de diabetes tipo 2 en pacientes con enfermedades cardíacas se asocia con un cambio en la microbiota intestinal y una diversidad reducida junto con diferencias metagenómicas funcionales. De esta manera, los pacientes presentaban menos bacterias beneficiosas o comensales que los pacientes que no desarrollaron diabetes; y más patógenos oportunistas que pueden alterar la función de la barrera intestinal, aumentando los niveles en una serie de sustancias que a su vez incrementan el riesgo de procesos inflamatorios relacionados con la enfermedad arterial coronaria (arterias que irrigan el corazón).

Asimismo, los investigadores explican que la composición de la microbiota intestinal es un factor que vincula el metabolismo de la persona con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares e inmunidad intestinal, y en este estudio, se analizó su papel en los parámetros cardiometabólicos y la inmunidad en pacientes con enfermedad arterial coronaria con y sin diabetes tipo 2. Además, el estudio ha evidenciado que la diversidad y la composición de la microbiota intestinal eran diferentes entre los pacientes con y sin diabetes. Así, los que desarrollaron la enfermedad contaban con menos bacterias beneficiosas y mayor presencia de patógenos oportunistas.

Según explica la investigadora Mª Isabel Queipo, del nodo de Málaga del CIBEROBN, “los resultados del estudio sugieren que la presencia de diabetes tipo 2 está relacionada con una regulación alterada del sistema inmune en pacientes con enfermedad arterial coronaria, mediante la composición y funcionalidad de la microbiota intestinal y la producción y efectos de sus moléculas derivadas”.

En este sentido, Manuel Jiménez, especialista en Cardiología del grupo de CIBERCV de Eduardo de Teresa, indica que gracias a este estudio de la microbiota intestinal, “contamos con un nuevo objetivo terapéutico para el tratamiento y la prevención de enfermedades cardiometabólicas complejas a través de la regulación del sistema inmune”.

CIBEROBN y CIBERCV

El Centro de Investigación Biomédica en Red (CIBER) es un consorcio dependiente del Instituto de Salud Carlos III (Ministerio de Economía, Industria y Competitividad) y cofinanciado con fondos FEDER. El CIBER en su área temática de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN) es un consorcio integrado por 33 grupos de trabajo nacionales de contrastada excelencia científica, centra su labor investigadora en el estudio de la obesidad, la nutrición y el ejercicio físico.

Por su parte, el CIBER en su área temática de Enfermedades Cardiovasculares (CIBERCV) lo forman 40 grupos de investigación seleccionados sobre la base de su excelencia científica pertenecientes a 24 instituciones consorciadas. Su trabajo se articula alrededor de seis líneas de investigación enfocadas en los principales desafíos de la salud cardiovascular.

Fuente:
Unidad de Comunicación del Hospital Universitario Virgen de la Victoria