Noticias
Noticias
Noticias
1288
visitas
La

La 'leyenda urbana' sobre enfermar al ponerse la vacuna contra la gripe

La medida de protección "más efectiva" contra la gripe es la vacuna antigripal y "es imposible" que produzca la enfermedad, avisa un catedrático de Medicina.
Un hombre recibe la vacuna contra la gripe en un centro de atención primaria
Los profesionales sanitarios escuchan a diario reticencias a vacunarse por el temor a que la misma protección haga coger la enfermedad. Algunas de las personas vacunadas contra la gripe A, un 5%, no reaccionan produciendo la inmunmidad y enferman a pesar de haberse vacunado. La gripe se transmite por secreciones faríngeas por lo que hay que extremar la higiene de las manos para evitar los contagios.
 
La vacuna antigripal es la medida de protección más efectiva en este momento contra la gripe y resulta "imposible" que pueda producir la enfermedad, en contra de la extendida "leyenda urbana" de que el que la recibe puede ponerse "malísimo". Esta creencia sobre las vacunas está tan arraigada que los profesionales sanitarios la escuchan a diario y hay reticencias a vacunarse "incluso hasta en el colectivo médico", ha manifestado el catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Málaga Joaquín Fernández-Crehuet.
 
Las vacunas están compuestas de "virus fraccionados y muertos", por lo que no producen la gripe, aunque sí puede darse alguna reacción posterior de carácter leve, ha explicado. Gripe A Cabe preguntarse entonces por qué hay enfermos hospitalizados con gripe A que se habían vacunado previamente, y el experto responde que un porcentaje pequeño de personas, aproximadamente un 5%, no reacciona con anticuerpos suficientes, mientras que en el resto la vacuna sí produce inmunidad. 
 
Fernández-Crehuet, que también es jefe de servicio de Medicina Preventiva en el Hospital Clínico de Málaga, insiste en recomendar la vacuna que, a su juicio, debería ser "casi obligatoria" en colectivos como el sanitario o profesorado, considerados grupos de riesgo junto a policías y trabajadores de residencias de ancianos, entre otros. Pese a la alarma que hayan podido generar en la población las muertes de pacientes hospitalizados con gripe A, la letalidad "no es alta", y normalmente es una enfermedad de tratamiento ambulatorio, que "se cura en casa", para la que se aconseja beber líquidos y guardar reposo. Para combatirla no sirven los populares antibióticos, que "además de ineficientes pueden ser perjudiciales", ha advertido. 
 
Otras complicaciones
 
La mayoría de los enfermos griposos responden bien al tratamiento, salvo aquellos que tienen otra patología previa, entre las que ha citado diabetes o enfermedad renal. Al tratarse el AH1N1 de un virus más virulento que otros como los de tipo B, ha considerado "lógico" que aparezcan las complicaciones de la gripe, y se estén dando casos de enfermos con neumonías bilaterales que tienen un pronóstico "incierto". El virus de la gripe que circula es el mismo que llegó a España en 2009, lo que proporciona la "ventaja epidemiológica" de que se incorporó un año después a las vacunas, según Fernández-Crehuet. Consejos Tras aquella alerta que llenó instituciones y supermercados de dispensadores de soluciones desinfectantes y luego "se quedó en nada", se bajó la guardia en los domicilios y la gripe este año "ha pillado a muchos algo desprevenidos", por lo que este experto cree que habría que recuperar la campaña de educación sanitaria.
 
"Nuestra salud también depende de nuestros buenos hábitos", ha enfatizado Fernández-Crehuet, quien ha añadido que como la gripe se transmite por secreciones faríngeas, hay que aconsejar que los enfermos no salgan a la calle ni vayan a sitios colectivos porque son "grandes diseminadores del virus". Una persona tose o se suena la nariz y "cree que por tirar el pañuelo ya está resuelto", pero el virus pasa de las manos a otros objetos, por lo que hay que extremar la higiene de las manos para romper la cadena epidemiológica, ha insistido.
Fuente:
20minutos.es