Noticias
Noticias
Noticias
1494
visitas
La

La terapia grupal con menores y progenitores mejora la atención en la Unidad de Salud Mental Infantil y Juvenil (USMI-J) del Hospital Virgen de la Victoria

Más de 130 menores se han beneficiado ya durante el primer semestre de esta actividad que se centra en potenciar las habilidades de cada paciente para lograr el máximo grado de autonomía
Hospital Marítimo

La terapia grupal con niños y niñas, adolescentes y sus progenitores sigue centrando una línea estratégica de trabajo desarrollada por la Unidad de Salud Mental Infantil y Juvenil del Hospital Virgen de la Victoria a lo largo del primer semestre de este año en curso, con un alto nivel de consecución de objetivos, lo que repercute en una mejora de la calidad asistencial en este ámbito.

En este sentido, y en las instalaciones con las que cuenta esta unidad en el Hospital Marítimo de Torremolinos- centro adscrito al Virgen de la Victoria- se han beneficiado más de 130 menores de este tipo de terapia, a través de las cual se intenta potenciar las habilidades y destrezas de cada paciente, con el objetivo de lograr de forma progresiva el máximo grado de autonomía.

De esta manera, durante el primer semestre de 2018 se han desarrollado distintos programas de terapia grupal, llevados a cabo por especialistas en psiquiatría, psicólogos clínicos, enfermeros especialistas en salud mental y terapia ocupacional.

Según el director de la Unidad de Gestión Clínica de Salud Mental, Rafael del Pino, “estos grupos terapéuticos se desarrollan siempre en el marco de un tratamiento personalizado para cada paciente, que se acompaña de un seguimiento individual en la evolución de cada menor”.

En relación a los menores diagnosticados de Trastorno Generalizado del desarrollo (TGD), se encuentran en activo dos grupos terapéuticos con periodicidad quincenal para un total de 32 adolescentes entre 12 y 17 años, realizándose también a lo largo del año un programa de actividades extrahospitalarias destinadas a fomentar el desarrollo de destrezas y habilidades para el logro de la autonomía personal, poniendo en práctica las habilidades aprendidas en las sesiones de terapia grupal, así como para reforzar las actividades de socialización en diferentes contextos.

En este sentido, las salidas programadas en este primer semestre de 2018 han sido de carácter deportivo, cultural, de ocio y lúdicas. Además, un equipo terapéutico formado por profesionales médicos, de enfermería y de terapia ocupacional acompaña a los adolescentes durante toda la jornada.

Además, como salida cultural especial, se realizó con el grupo de adolescentes mayores una salida al centro de Málaga donde pudieron conocer la Alcazaba de manos del miembro de la Asociación Cultural Zefrí, José Antonio Molina, a quien los organizadores de esta excursión agradecieron su generosidad y amabilidad durante la visita.

También, y con periodicidad quincenal, se llevan a cabo dos grupos, con ocho preadolescentes entre 10 y 11 años, y otros dos grupos más con 16 niños entre seis y nueve años diagnosticados de diversos trastornos de conducta, desarrollándose distintas intervenciones para mejorar la comunicación, la interacción social, la relajación, el autocontrol y las distintas funciones ejecutivas.

Por otro lado, y de forma paralela a la atención de estos menores, se han llevado a cabo otros dos grupos psicoeducativos con los padres, con el objetivo de ampliar el conocimiento del trastorno, identificar dificultades y habilitar pautas y estrategias en el manejo del mismo a nivel familiar y en el ámbito domiciliario.

Según comenta enfermera especialista en salud mental, “se trabaja en detectar posible sobrecarga familiar, apoyar emocionalmente a los miembros de la familia, e informar sobre recursos sociales disponibles”. En este ámbito de la terapia, cabe destacar que la valoración de los padres es muy positiva en cuanto a la utilidad práctica y los resultados obtenidos con este tipo de intervenciones.

Además, y en relación a los Trastornos de Conducta Alimentaria (TCA) se han llevado a cabo dos grupos en los que participan 18 adolescentes, cuyos objetivos se basan en la regularización de hábitos de alimentación, abordaje de componentes emocionales, ejercicio físico y trabajo sobre relaciones familiares/sociales. También, se realiza un grupo terapéutico con ocho menores entre nueve y 11 años diagnosticados de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) y sus familiares.

Por otro lado, completan estos grupos terapéuticos, otros dos de Terapia Ocupacional (Psicomotricidad relacional) con 16 niños entre seis y nueve años, con los objetivos de favorecer aspectos de comunicación, activación cognitiva, destrezas sensorio-motoras, creatividad e interacción social.

Fuente:
Unidad de Comunicación del Hospital Universitario Virgen de la Victoria