Noticias
Noticias
Noticias
1017
visitas
Mas

Más de medio centenar de profesionales del Hospital Regional se han formado en la atención sanitaria en catástrofes por agentes NBQR

La formación reglada en la asistencia a víctimas de accidentes de origen nuclear, biológico, químico, o radiológico (NBQR) forma parte del programa diseñado por el Plan de Urgencias y Emergencias para los hospitales del SAS
Simulacro en el Hospital Regional de Málaga de una catástrofe por agentes NBQR

Más de medio centenar de profesionales –75 en concreto- del Hospital Regional de Málaga han participado ya en los cursos formativos en materia de atención sanitaria a las víctimas de posibles atentados, accidentes o catástrofes con agentes de origen nuclear, biológico, químico y radiológico (NBQR). Este programa formativo, diseñado por el Plan de Urgencias y Emergencias de la Consejería de Salud para los centros hospitalarios del Servicio Andaluz de Salud (SAS), tiene como objetivo capacitar y adiestrar a los alumnos en el desarrollo de los protocolos de actuación ante estos accidentes no convencionales, así como en el adecuado uso de los equipos de protección personal y de las unidades de descontaminación.

Así, esta semana ha tenido lugar la tercera edición de este programa formativo coordinado por la médico del Servicio de Urgencias del Hospital Regional, Yolanda Villalón. Con un total de 20 horas lectivas, en la actividad han participado 25 profesionales sanitarios de la Unidad de Gestión Clínica de Críticos y Urgencias del Hospital Regional, celadores y personal de Mantenimiento, y ha finalizado con un simulacro de asistencia en el recinto del centro sanitario.

Con ello se pretende que los profesionales de los centros hospitalarios sepan cómo actuar en una situación de emergencia de origen tecnológico con múltiples víctimas, ya que los avances producidos en el sector industrial y tecnológico obliga a la organización sanitaria a contar con los recursos técnicos y humanos necesarios para dar una respuesta adecuada en estas situaciones.

La liberación, accidental o provocada, de materiales peligrosos puede provocar diversos síntomas que requieren la atención inmediata de equipos de atención entrenados para este fin ya que, además de asegurar la atención sanitaria, es preciso impedir que ninguna persona contaminada entre en el circuito asistencial hospitalario. Así, previo al ingreso en el hospital los profesionales sanitarios ayudan a los afectados en la descontaminación mediante sistemas de duchas instaladas en la Unidad de Descontaminación, situada en el exterior del edificio hospitalario.

Esta actividad forma parte del Plan de Emergencias Externas del centro hospitalario y ha sido coordinada por la Unidad Integrada de Formación de los hospitales públicos de Málaga. Los profesionales formados hasta ahora trasladarán los conocimientos adquiridos a todos los profesionales de las áreas implicadas en este tipo de accidentes, fundamentalmente a las áreas de Urgencias y Cuidados Intensivos, así como al personal de Mantenimiento.

Proyecto andaluz

Financiado por el Fondo Social de la Unión Europea con 3,7 millones de euros, el sistema sanitario público de Andalucía adquirió hace cinco años 29 unidades de descontaminación, una para cada uno de los hospitales públicos del Servicio Andaluz de Salud, además de 348 equipos individuales de atención para la intervención en áreas de riesgo medio, 2.900 equipos para áreas de riesgo bajo, 7.250 identificadores para triaje y 7.250 prendas para víctimas.

Con la capacitación de los profesionales de Emergencias, Urgencias y Cuidados Críticos, y la adquisición de las Unidades de Descontaminación en los hospitales públicos andaluces, Andalucía se convierte en una de las comunidades más preparadas para la atención a emergencias de riesgo nuclear, biológico, químico y radiológico.

Fuente:
Unidad de Comunicación de los Hospitales Universitarios Regional de Málaga y Virgen de la Victoria