Noticias
Noticias
Noticias
331
visitas
Mas

Más de 650 mujeres son atendidas cada año en unidades especializadas en diabetes y embarazo en los hospitales públicos de Málaga

A través de la Unidad Intercentros de Endocrinología, los Hospitales Regional y Virgen de la Victoria disponen de áreas para el control y seguimiento de la diabetes gestacional
Más de 650 mujeres son atendidas cada año en unidades especializadas en diabetes

Más de 650 mujeres son atendidas cada año en unidades especializadas en diabetes y embarazo en los hospitales públicos de Málaga, a través de la Unidad de Gestión Clínica Intercentros de Endocrinología y Nutrición del Hospital Regional y Virgen de la Victoria. De este modo, las gestantes son atendidas a través del área de consultas y hospitales de día de los que disponen ambos centros sanitarios para la atención especializada de la Diabetes Gestacional y la Diabetes Pre-gestacional.

Asimismo, las gestantes reciben atención integral diferenciada en función de si sufren de Diabetes Gestacional, aquella que se desarrolla durante el embarazo, o padecen una diabetes previa a la gestación, ya sea de tipo I o de tipo II, en las consultas de Diabetes Gestacional y Pregestacional, respectivamente.

Aunque la asistencia que reciben es altamente especializada e integral en ambos casos, el test de glucemia se le realiza de forma sistemática a todas las mujeres embarazadas a partir del segundo trimestre, y en ocasiones desde el primer trimestre, a través de una prueba de sobrecarga de glucosa para diagnosticar el trastorno, lo que ocurre aproximadamente y según los últimos datos de evidencia científica en el 14% de los casos.

De este modo, a las mujeres que dan positivo en esta sobrecarga, se les instaura un plan personalizado que incluye dieta y ejercicio físico y autocontroles pautados de glucemia capilar, que se valoran de forma continua. Según los especialistas, esta actuación controlará los niveles de glucosa en el 60% de los casos, mientras que el 40% restante necesitará tratamiento farmacológico, que consiste generalmente en insulina para poder controlar la diabetes de forma adecuada y sin riesgos.

Por otra parte, en las consultas de Diabetes Pre-gestacional, aquellas mujeres que ya están diagnosticadas de diabetes, tanto de tipo I como de tipo II y que planean un embarazo, se les prepara para afrontar la gestación con tiempo suficiente. Para ello, se procura que las pacientes tengan un buen control de la enfermedad antes del comienzo de la gestación, lo que reduce mucho el riesgo de complicaciones, tanto en la madre como en el feto. Una vez confirmado el embarazo, las gestantes son seguidas con rigurosidad en estas consultas y en los hospitales de día de ambos centros de la Unidad de Endocrinología, hasta que dan a luz.

Además, y con motivo de facilitar la conciliación con la actividad laboral y evitar desplazamiento innecesarios, las mujeres en ocasiones utilizan sistemas telemáticos para enviar a la unidad su cifras de glucemia, a través de plataformas digitales, incluso utilizando aplicaciones móviles específicas. No obstante, las mujeres son citadas a las consultas de forma presencial una vez al mes hasta que finalice su embarazo.

En opinión de la especialista en Endocrinología, y responsable de la sección de Diabetes y Embarazo del Hospital Virgen de la Victoria, María José Picón “la Diabetes Gestacional es nuestra futura Diabetes tipo II, ya que según los últimos datos evidencian que una de cada dos mujeres que han sufrido este tipo de trastorno durante el embarazo, será diabética en unos 5-10 años, de ahí la importancia de que se cuiden tras el parto, adoptando un estilo de vida saludable y una alimentación equilibrada, además de realizar chequeos analíticos cada 1-3 años con su médico de referencia”.

Con respecto a las gestantes que quedan embarazas siendo ya diabéticas tipo I o II, Picón insiste en la necesidad de que “acudan antes de quedar embarazadas a estas unidades especializadas para poder planificar su gestación y prepararlas adecuadamente para minimizar los riesgos de malformaciones congénitas y complicaciones ginecológicas que pongan en riesgo la vida tanto de la madre como del feto, por lo que la coordinación con atención primaria en esta materia es fundamental para atenderlas a tiempo en nuestras unidades”.

Fuente:
Unidad de Comunicación del Hospital Universitario Virgen de la Victoria