Noticias
Noticias
Noticias
118
visitas
Mas

Más de un millar de ciudadanos han aprendido técnicas básicas de reanimación (SVB) y desfibrilación automática (DEA) en el Hospital Virgen de la Victoria de Málaga

La delegada de Salud y el gerente del centro han anunciado hoy el compromiso de renovar la celebración de estos cursos gratuitos, organizados por la Unidad de Cuidados Intensivos, con la colaboración de EXPAUMI y de la Fundación Unicaja
Presentación cursos RCP en Hospital Universitario Virgen de la Victoria

Más de un millar de ciudadanos han aprendido y practicado de forma totalmente gratuita técnicas básicas de reanimación cardiopulmonar (SVB), así como a manejar equipos de desfibrilación automática (DEA) en el Hospital Virgen de la Victoria de Málaga, desde que el pasado año se iniciara la organización de unos talleres específicos a través de la Unidad de Gestión Clínica de Cuidados Intensivos del centro. El taller cuenta con la colaboración del grupo de voluntarios de la Asociación de Expacientes del la Unidad de Medicina Intensiva (EXPAUMI), con el soporte especializado del Comité de Atención a la Parada Cardiaca Intrahospitalaria del centro, y con el apoyo por parte de la dirección del hospital y de la Fundación Unicaja.

La delegada de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Ana Isabel González, ha inaugurado hoy el inicio de la nueva temporada de estos cursos, renovando así el compromiso por parte del hospital de continuar esta línea de ejercicios prácticos y conocimientos teóricos orientados hacia las personas que estén interesadas en aprender estas técnicas de restauración. González ha estado acompañada por el director gerente del Hospital Virgen de la Victoria, José Antonio Medina, por la directora médica de este centro, Eva Fragero, y por director de Actuaciones Socioculturales de la Fundación Unicaja, Rafael Muñoz Zayas . También han participado en la presentación la presidenta de EXPAUMI, Paloma Rosado, y el especialista jubilado en Medicina Intensiva e Instructor Nacional de RCP, Ángel García Alcántara.

En este sentido, la delegada de Salud ha recordado que “se han llevado ya a cabo un total de diez talleres a lo largo de los últimos meses con una duración de tres horas en el salón de actos principal del hospital, lugar donde han acudido -previa inscripción telemática o telefónica- más de un millar de ciudadanos, algunos de los cuales familiares o acompañantes de pacientes o ex pacientes, con una edad media aproximada de 42 años y más de la mitad (55%) de los asistentes han sido mujeres”. González, además, ha presentado la nueva temporada de talleres para “dar continuidad a esta actividad, a lo largo de otras diez sesiones teórico-prácticas, que se llevarán a cabo también de forma gratuita una vez al mes, a lo largo de los próximos meses, y que está generando un gran interés por parte de la ciudadanía”.

Además, ha explicado que “esta excelente iniciativa parte de los profesionales del centro y de los voluntarios de EXPAUMI, que cuentan con gran experiencia en la formación de familiares, cuidadores y acompañantes de pacientes crónicos, y contribuirá a mejorar los conocimientos para una actuación inmediata en caso de emergencia en el ámbito domiciliario”. Para González, es fundamental estos curso dirigidos a la ciudadanía “ ya que los cinco minutos posteriores a una parada cardiorrespiratoria son claves para el afectado y, por ello, es fundamental que la persona que tiene el contacto inicial actúe de forma inmediata, alertando a los equipos de emergencias sanitarias y aplicando entre tanto técnicas de reanimación básicas, como la ventilación boca a boca y el masaje cardíaco externo”.

Por su parte, el gerente del Hospital Virgen de la Victoria ha recordado “la importancia de la conciencian social sobre la actuación inmediata en caso de parada cardio-respiratoria extrahospitalaria, así como la necesidad de adquirir conocimientos básicos para mantener con vida a una persona hasta la llegada de los equipos de emergencias”. También ha elogiado el “alto nivel de coordinación y de respuesta profesional respecto a la atención especializada de este tipo de emergencias por parte de los equipos del 061, los servicios de urgencias y las unidades de cuidados críticos, que además se encuentra en continuo proceso de revisión y mejora”.

Además, el director de Actuaciones Socioculturales de la Fundación Unicaja, Rafael Muñoz Zayas, ha reiterado su compromiso con esta campaña “que promueve la concienciación y formación de la ciudadanía”, y que, ha insistido, “ conecta con las líneas estratégicas y los objetivos de la institución que represento, en relación a la medida que sirve para promocionar la salud y la cultura preventiva y extender el conocimiento”. En este sentido, Muñoz Zayas, ha recordado que la Fundación Unicaja presta a esta iniciativa sanitaria apoyo técnico y logístico, incluido el suministro de equipos de simulación específicos (maniquíes) y los aparatos de desfibrilación automática (DEA).

Además, de aportar la edición del material documental de bolsillo y el material de barrera para las maniobras básicas de resucitación cardiopulmonar.

Todos los responsables han coincidido en destacar la gran iniciativa por parte de los profesionales del centro y de los voluntarios de EXPAUMI, que cuentan con gran experiencia en la formación de familiares, cuidadores y acompañantes de pacientes crónicos, lo que contribuye a mejorar los conocimientos para una actuación inmediata en caso de emergencia en el ámbito domiciliario, a través de estas sesiones de formación.

De este modo, a través de un test previo a la realización de la actividad formativa, cabe destacar que el 21% de los participantes habían sido testigos al menos una vez en su vida de una emergencia extrahospitalaria de esta índole, y que tan sólo un 19% de los alumnos tenía conocimientos previos sobre cómo actuar de forma correcta ante una parada.

Asimismo, la realización de estos talleres se divide en dos bloques, uno teórico con explicaciones gráficas, y un segundo bloque con demostraciones prácticas, adiestramiento individual y evaluación de los conocimientos de cada alumno, que se llevan a cabo con equipos de simulación con maniquíes, dolor torácico, parada cardiorrespiratoria, atragantamiento y pérdida de conciencia. Además, y tras finalizar el taller, se les suministra a todos los asistentes un dispositivo de barrera para la reanimación boca a boca, además de un pentríptico de bolsillo plastificado con todos los mensajes más importantes del entrenamiento recibido en relación a SVB Y DEA.

Además, facilita una dirección de correo electrónico y un teléfono para que todos los ciudadanos interesados puedan acceder de forma totalmente gratuita a este tipo de formación. En concreto, a través de las direcciones salvarvidascontusmanos@gmail.com o a través de la web www.expaumi.org.

La ex- directora ya jubilada de la Unidad de Gestión Clínica de Cuidados Críticos del Hospital Virgen de la Victoria, y también promotora de esta iniciativa, María Victoria de la Torre, insiste en que “la realización de estas actividades de formación a la ciudadanía sobre las técnicas de SVB y manejo de DEA- de forma pionera desde un hospital público como es el nuestro- es una iniciativa muy valiosa de concienciación como elemento clave en la cadena de supervivencia durante una parada cardíaca”. Además, esta especialista en Medicina Intensiva destaca “la importancia de la concienciación de los familiares y acompañantes de los pacientes ingresados o los que acuden a las consultas, los cuales pueden tener en un momento dado un papel decisivo en rescatar – a través de sus conocimientos en maniobras básicas de reanimación- a estas personas que pueden tener un paro cardíaco de forma súbita fuera de nuestros hospitales”.

Por su parte, el Instructor del Plan Nacional de Resucitación Cardiopulmonar, especialista jubilado de la Unidad de Cuidados Críticos de este centro, y también colaborador de este programa de talleres, Ángel García Alcántara, explica que “la justificación de este tipo de actividades formativas se fundamenta en los últimos datos de evidencia estadística, según los cuales en nuestro país fallecen alrededor de 1.000 personas cada día a causa de un paro cardíaco deforma súbita”. Cuando esto sucede fuera del hospital, explica el especialista, “sólo una de cada cuatro víctimas recibe resucitación cardio-pulmonar, algo que de realizarse a tiempo y sin esperar a que llegue la intervención de personal especializado, puede lograr que la persona, además de sobrevivir, lo haga sin secuelas”.

Fuente:
Unidad de Comunicación del Hospital Universitario Virgen de la Victoria