Noticias
Noticias
Noticias
209
visitas
El

El Hospital Virgen de la Victoria mejora la seguridad del paciente en el área quirúrgica con la implementación de un nuevo manual de actuación ante situaciones urgentes

La Unidad de Anestesia y Reanimación ha presentado hoy las nuevas directrices que entrarán en funcionamiento en las áreas de quirófanos, reanimación y recuperación post-quirúrgica
Equipo Profesional de Anestesia y Reanimación

El Hospital Virgen de la Victoria, a través de la Unidad de Anestesia y Reanimación- que cuenta con un total de 188 profesionales, entre médicos especialistas y personal de enfermería- acaba de poner en marcha nuevos protocolos de actuación para situaciones, que aunque se encuentran previstas, requieran de la rapidez, coordinación y celeridad específicas, con el objetivo de asegurar al máximo los niveles de seguridad del paciente en esta área del centro, para evitar en lo posibles cualquier tipo de complicación.

De este modo, en concreto hoy ha sido presentado el Manual de Crisis en Anestesia y Pacientes Críticos publicado por el Sistema de Comunicación de Incidentes de Seguridad de Anestesia a nivel nacional (SENSAR), como herramienta útil y práctica, a través de la cual se describe de forma concisa, clara, y a la vez detallada qué hacer ante las situaciones urgentes más frecuentes en el área quirúrgica y postquirúrgica, ayudando a prevenir eventos adversos.

En este sentido, la implementación de estas nuevas directrices- avaladas y coordinadas por el área de Seguridad del Paciente, con la que cuenta el centro- han sido aprobadas por la dirección del hospital y se implementará desde hoy en todos los quirófanos con los que cuenta el Hospital Virgen de la Victoria y el Hospital Marítimo de Torremolinos, así como en las áreas de Recuperación Anestésica (URPA) y de Recuperación Post-quirúrgica (RECU).

Asimismo, el nuevo protocolo de actuación incluye las directrices para mejorar la seguridad del paciente en situaciones tan diversas como reanimación en embarazadas, taquicardia, asistolia, aspiración pulmonar, neumotórax, anafilaxia, edema pulmonar, hemorragia masiva; hipertensión e hipotensión arterial, broncoespasmo, e isquemia miocárdica, entre otras muchas situaciones que pueden comprometer la situación vital del paciente en el área quirúrgica.

En opinión de la especialista en Anestesia y coordinadora de esta nueva estrategia de seguridad para el área quirúrgica del Hospital Virgen de la Victoria, María del Carmen Avellaneda, “estos manuales describen paso a paso qué hacer ante situaciones de asistencia urgente, con el fin de evitar eventos adversos que se puedan producir por estrés, cansancio, complejidad e intervención de múltiples participantes”. Desde esta área, añade Avellaneda, “continuamos mejorando de forma continua la seguridad del paciente, con la incorporación de manuales actualizados y avalados por resultados de evidencia, lo que requiere de un enfoque multimodal, y de la formación e implicación de todos los profesionales que participan  en la asistencia sanitaria”.

En este sentido, la especialista recuerda que la seguridad del paciente quirúrgico es una prioridad de salud pública tal y como especificó la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2008, a través de su Segundo Reto Mundial por la Seguridad del Paciente: La Cirugía Segura Salva Vidas.

En este sentido, en la presentación de hoy, los responsables de la unidad han insistido en la importancia del conocimiento y el entrenamiento por parte del personal del manejo de los recursos en las situaciones de urgencia en anestesia, tal y como se establece en la Anesthesia Crisis Resource Management (CRM), como procedimientos internacionales cuya eficacia ha sido probada ampliamente, e incluso usados por la industria aeronaútica y nuclear. El objetivo de los CRM es coordinar, utilizar y aplicar todos los recursos, tanto humanos como materiales  disponibles, para optimizar y mejorar la seguridad del paciente.

Asimismo, la Coordinadora de Cuidados de Enfermería de la Unidad de Anestesia y Reanimación del Hospital Virgen de la Victoria, Cristina Narbona, ha añadido que “desde hace ya varios años se trabaja desde la unidad en la mejora continua de la seguridad del paciente, implantando estrategias en esta área especializada, para solucionar cualquiera de las situaciones de urgencia vital que pueden presentarse a diario, de la forma más eficaz y eficiente posible”.

La Unidad de Anestesia y Reanimación del Hospital Virgen de la Victoria realizó el pasado año 2017 alrededor de 19.600 intervenciones totales.

Fuente:
Unidad de Comunicación del Hospital Universitario Virgen de la Victoria