Noticias
Noticias
Noticias
1084
visitas
Nef

Nefrólogos de los hospitales públicos de Málaga realizan un estudio epidemiológico para priorizar el trasplante de riñón en pacientes de riesgo

El director de la Unidad de Gestión Clínica Intercentros de Nefrología e investigador del IBIMA, Domingo Hernández, ha realizado la investigación basándose en los datos clínicos de 5.000 andaluces en lista de espera para trasplante renal
Domingo Hernández,  director de la UGCI de Nefrología

Nefrólogos de los hospitales públicos de Málaga han llevado a cabo un estudio epidemiológico para conocer la probabilidad de mortalidad en pacientes con patología asociada – como enfermedad cardiovascular, o diabetes, entre otras –  o factores de riesgo asociados a la enfermedad renal, que están a la espera de un trasplante renal, con el fin de poder priorizar el trasplante en esta población de riesgo.

Esta es la primera vez que se realiza un estudio de estas características en la población europea, pues hasta ahora no se había determinado la probabilidad de riesgo en esta población.

El punto de partida de este trabajo, liderado por el director de la UGC Intercentros de Nefrología de los hospitales Regional de Málaga y Virgen de la Victoria, e investigador del IBIMA, Domingo Hernández, ha sido la investigación de la enfermedad cardiovascular en pacientes con enfermedad renal y trasplante renal, y las complicaciones derivadas del trasplante, como la diabetes posttrasplante.

Así, para realizar este estudio epidemiológico se han depurado, durante dos años, los datos clínicos de unos 5.000 pacientes en lista de espera existentes en la base de datos del registro andaluz de trasplante renal, registro que existe desde 1981 y que recoge más de 24.000 pacientes registrados.

Los resultados del estudio han identificado cuatro factores predictores de riesgo, y son, una edad superior a 50 años; la coexistencia de una gran comorbilidad asociada (presencia de varias enfermedades – tales como diabetes, enfermedad cardiaca previa, vascular, etc.) -; portar un catéter venoso para la diálisis (por tener mayor riesgo de infecciones que la fístula arteriovenosa); y estar laboralmente inactivo.

En palabras de Domingo Hernández “calcular la probabilidad de muerte de estos pacientes no es baladí, pues si sabemos qué pacientes tienen un mayor riesgo se puede priorizar el trasplante; el estudio nos dice, entre otras cosas, que la presencia en un mismo individuo de estos cuatro factores de riesgo multiplicaría por diez la probabilidad de muerte”.

Estos resultados, que ya han sido publicados en el mes de mayo por la prestigiosa revista Transplantation, y han sido presentados a la comunidad científica por Domingo Hernández en el III Congreso de la Sociedad Española de Trasplante, celebrado en junio en Valencia, y en el Congreso Mundial de Trasplante, celebrado en julio en San Francisco.

Fuente:
Unidad de Comunicación de los Hospitales Universitarios Regional de Málaga y Virgen de la Victoria