Noticias
Noticias
Noticias
3416
visitas
La

La consulta del médico, a distancia

Las nuevas tecnologías agilizan el seguimiento de enfermedades crónicas, como la diabetes o la insuficiencia cardíaca
Imagen de archivo del servicio de teledermatología del Hospital Carlos Haya

Las nuevas tecnologías se han colado en casi todos los ámbitos de la vida para facilitar las actividades más frecuentes. Para los enfermos crónicos, ir al médico forma parte de su rutina y eso también está cambiando.

La telemedicina contribuye a reducir el número de visitas al especialista de pacientes con diabetes tipo I de difícil control, con insuficiencia cardíaca y problemas de coagulación, al tiempo que facilita la comunicación entre hospitales.

Es el caso del servicio de teledermatología, muy extendido en la provincia de Málaga. A través de él, el médico de Atención Primaria puede enviar vía intranet al especialista una fotografía de un lunar sospechoso de patología tumoral y obtener una respuesta en menos de 48 horas desde que el afectado acudió a su centro de salud.

Durante este proceso, la comunicación entre el centro de salud y el hospital se realiza sin necesidad de que el médico de Atención Primaria, el paciente y el especialista tengan que estar al mismo tiempo en contacto. Este servicio funciona en el Hospital Carlos Haya de Málaga y el Hospital de la Serranía de Ronda, conectados a los centros de salud de su área, entre otros centros hospitalarios.

Otra forma de facilitar la comunicación entre profesionales médicos cara a agilizar el diagnóstico del paciente es el servicio de teleneurorradiología, que permite a neurólogos y neurocirujanos del Carlos Haya acceder vía intranet a las pruebas radiológicas de los hospitales de Antequera, la Axarquía, Costa del Sol y Clínico de Málaga.

El objetivo de este servicio es adelantar un posible diagnóstico y ver si es necesario trasladar al paciente al Carlos Haya para completar el estudio o realizar una intervención quirúrgica. De esta manera, se evitan traslados innecesarios de pacientes, así como la repetición de las pruebas radiológicas realizadas en el hospital de origen. Asimismo, ante una operación urgente los especialistas pueden anticiparse y valorar los escáneres, resonancias magnéticas y radiografías, entre otras pruebas, antes del traslado y posterior operación del paciente.

El seguimiento de los pacientes con enfermedades crónicas es otra de las aplicaciones de la telemedicina. Las nuevas tecnologías permiten a los facultativos de la unidad del Corazón del Hospital Clínico de Málaga controlar y monitorizar online a pacientes con insuficiencia cardíaca que tienen implantados desfibriladores subcutáneos.
En el caso de las personas con diabetes de tipo I de difícil control, tanto el Clínico como el Carlos Haya ofrecen a determinados pacientes la posibilidad de sustituir las visitas rutinarias al hospital por el envío de información sobre valores de glucemia, cantidad de insulina, alimentos ingeridos y actividad física realizada a través de internet. Luego, el médico les contesta en un máximo de 48 horas a través del correo electrónico o un mensaje de teléfono móvil.

En el Área Sanitaria del Norte de Málaga realizan además retinografías a los pacientes diabéticos. Esta prueba consiste en la realización de una fotografía de la retina para detectar posibles alteraciones basculares en el ojo. La imagen la toma e interpreta el médico de Atención Primaria y en caso de observar lesiones, la envía al especialista. También utilizan la telenfermería para comprobar que los pacientes operados de cataratas sigan las indicaciones antes y después de la intervención.

Así, se evita el desplazamiento al hospital de personas que viven a más de 20 kilómetros de distancia, al igual que ocurre en el seguimiento de pacientes con anticoagulación oral, como el sintrom. En estos casos, el médico de cabecera envía os resultados de la analítica al hematólogo cada 15 días o cada mes, según el caso.

Las arritmias, bajo constante control telemático

La unidad del Corazón del Hospital Clínico de Málaga utiliza la telemedicina para controlar a los pacientes con insuficiencias cardíacas que tienen instalados desfibriladores subcutáneos. Estos dispositivos permiten detectar síntomas de alerta y actúan de forma automática en caso de detectar una arritmia grave. Asimismo, evita desplazamientos al hospital para el control rutinario de los pacientes, ya que la monitorización se realiza de forma online mediante un módem.

El programa permite dos tipos de conexiones al desfibrilador implantado en el paciente. Por un lado, el cardiólogo puede programar citas virtuales, en las cuales el desfibrilador envía la información el día y la hora previstos sin que el paciente sea consciente de ello. Por otro, el paciente puede conectarse y enviar información de manera voluntaria cada vez que tenga algún síntoma que le produzca preocupación.

Las claves

Dermatología

  • Fotografías a lunares sospechosos de patología tumoral
  • El médico de cabecera envía al especialista una fotografía de los lunares sospechosos de patología tumoral. Obtiene respuesta en 48 horas.

Neurología

  • Comunicación entre facultativos para agilizar el diagnóstico
  • Los neurólogos de Carlos Haya reciben pruebas de otros hospitales vía intranet para adelantar el diagnóstico al traslado y operación del paciente.

Endocrinología

  • Control de la diabetes y enfermedades derivadas
  • El Clínico y Carlos Haya controlan de forma telemática a los pacientes con diabetes de tipo I. El Área Sanitaria Norte realiza retinografías para detectar posibles complicaciones.

Hematología

  • Se evita el desplazamiento al hospital de los pacientes
  • Los centros de salud del Área Sanitaria Norte envían los análisis de pacientes con anticoagulación oral al especialista para evitar desplazamientos.
Fuente:
Diario La Opinión de Málaga (María Carmen España)
Unidades Organizativas vinculadas