Noticias
Noticias
Noticias
2572
visitas
Las

Las células madre del tejido graso abren una vía de investigación de la diabetes por obesidad

Investigadores del hospital Clínico buscan soluciones a partir del análisis de muestras de obesos mórbidos que no desarrollan la enfermedad
Miguel Martín, con un microscopio de alta resolución

En el tiempo en el que usted ojea el periódico, se diagnostican en el mundo doscientos nuevos pacientes con diabetes tipo 2 (aquella en la que el organismo no responde a la insulina que produce el cuerpo).

La incidencia de esta enfermedad en la sociedad -que en sus diferentes variantes afecta ya al 10% de la población- reúne todos los requisitos para ser considerada por los científicos como una «epidemia», tal y como afirmó ayer el Jefe del Servicio de Endocrinología del hospital Clínico de Málaga, Francisco Tinahones. Y es que, en lugar de remitir, cada año crece un 0,5%.

Los expertos apuntan a una misma dirección como causa principal de este «espectacular incremento»: la obesidad. Un sólo dato resulta revelador: hasta el 85% de los diabéticos tipo 2 (la más frecuente) son obesos. En esta línea, una investigación pionera a nivel nacional con células madre del tejido adiposo busca «nuevas dianas terapéuticas» que permitan romper la relación existente entre el exceso de peso y la enfermedad, explicó Tinahones, que lidera este estudio.

El proyecto se centra en una población concreta: los obesos mórbidos (con una masa corporal de 40 y al menos con 60 kilos de más en su cuerpo). La gran mayoría de estas personas padecen diabetes tipo 2, pero no todos. Y ahí está la clave. «El target de investigación no es sólo el obeso sino el que siéndolo, afortunadamente, no desarrolla la enfermedad. Es una población muy interesante porque de alguna manera algo le está protegiendo», explica. De esa manera, se intenta descubrir «qué mecanismo le previenen para diseñar nuevas dianas terapéuticas».

Así, desde hace más de un año y medio, un equipo multidisciplinar de doce personas de la Unidad de Gestión Clínica de Endocrinología, Metabolismo y Nutrición del hospital Clínico compara celular y genéticamente las muestras de obesos mórbidos con diabetes y las de aquellos que, pese a su peso desmedido, esquivan la enfermedad.

La investigación está en fase de análisis de resultados. «Estamos viendo que hay diferencias tanto en las células madre que hay en el tejido adiposo como en la expresión de genes», explica Tinahones. En concreto, los científicos del hospital malagueño han identificado diez genes diferentes entre ambas poblaciones objeto del estudio y analizan en la actualidad su papel en la enfermedad. Uno de ellos es el gen llamado pparganma. «Pensamos que es el que influye en que la grasa se acumule sin hacer daño», apunta el jefe del servicio de Endocrinología del Clínico. Así, en los experimentos realizados por el momento, cuando a un ratón se le extrae ese gen, «el animal se convierte en obeso y desarrolla diabetes».

Claves de la dolencia

También las células madre indiferenciadas presentes en el tejido adiposo pueden esconder algunas de las claves de esta enfermedad. Como explica el investigador Miguel Martín, en este tejido hay una población de células madre que tienen la función de generar más tejido cuando el organismo lo pide; es decir, conforme se va engordando. No obstante, en algunas personas, esa producción llega a un límite lo que hace que se acumulen nutrientes y exceso de energías, «se crea una toxicidad metabólica». «Las células madre cambian su programación y empiezan a secretar factores tóxicos que conducirían a la diabetes de tipo 2», señala. La meta de esta línea de investigación es conocer por qué algunas personas llegan a ese límite y otras no.

Aún queda mucho camino por recorrer hasta encontrar la respuesta, por eso Tinahones pidió cautela para evitar que se generen «falsas expectativas». En cualquier caso, es un paso más dentro de las múltiples investigaciones que los distintos hospitales de Málaga llevan a cabo para controlar esta «epidemia». Según explicó Elena Torres Vela, presidenta de la Sociedad Andaluza de Endocrinología y Nutrición (SAEN), la mitad de las actividades clínicas diarias en las consultas de Endocrinología son por diabetes.

Coincidiendo con el Día Mundial de este mal, expertos en la materia de toda Andalucía abordaron este y otros asuntos -como la patología tiroidea- en el vigesimotercer congreso de la SAEN, que se celebra en Málaga.

Fuente:
Diario Sur (Regina Sotorrío)