Noticias
Noticias
Noticias
1065
visitas
Mas

Más de un centenar de usuarios del Hospital Virgen de la Victoria participan en la realización de un test que ayuda a medir el riesgo de sufrir un Ictus

Voluntarios de la Asociación de Pacientes Anticoagulados y Coronarios de Málaga (APAM) han organizado hoy en el centro una mesa informativa sobre la prevención de esta enfermedad
Más de un centenar de usuarios del Hospital Virgen de la Victoria

Más de un centenar de usuarios, entre pacientes, familiares y acompañantes del área de consultas externas del Hospital Virgen de la Victoria se han realizado un sencillo test, a través del cual se ayuda a realizar una estimación del riesgo de padecer un Ictus (enfermedad que afecta a los vasos sanguíneos que suministran la sangre al cerebro).

De este modo, un grupo de voluntarios vinculados a la Asociación de Pacientes Anticoagulados y Coronarios de Málaga (APAM) visitaron el hospital, a través de una mesa informativa con motivo de la campaña de prevención que están llevando a cabo sobre este tipo de dolencias.

Esta iniciativa ha contado con el apoyo de la dirección del centro, a través del área de Participación Ciudadana, con la asistencia de sus responsables, la subdirectora del área, Lourdes Raya, y la jefe de servicio, Maribel González Florido, quienes han acompañado a la presidenta de APAM, María Victoria Martín Palma.

De este modo, ambas responsables han elogiado la labor de esta asociación a través de este tipo de campañas activas, y la directora de APAM ha recordado la celebración hoy de la V Jornada de Ictus, que tendrán lugar en el Salón de Actos de Cajamar a las 18:00h, con el objetivo de continuar la línea de informar y formar a los pacientes anticoagulados para que controlen bien su tratamiento y evitar en lo posible el riesgo de sufrir un ictus.

Asimismo, los usuarios que se encontraban en esta área asistencial del centro se han interesado por recoger folletos informativos sobre la campaña y también han accedido a realizarse el test, que se lleva a cabo mediante una tarjeta de cribado, a través de la cual se realiza un estudio de electrocardiograma de una sola derivación, cuyos resultados se llevan impreso los interesados para poder consultar – a través de su médico de atención primaria - el tipo de riesgo que presentan.

En base a los datos del Plan Andaluz de Ictus, en Andalucía unas 14.000 personas al año sufren un ictus, de los cuales la gran mayoría sufre secuelas, de las que casi la mitad afectan de forma severa al paciente para poder realizar actividades de la vida diaria. Además, un reciente estudio demuestra que uno de cada tres pacientes anticoagulados con fibrilación auricular tienen un alto riesgo de padecer un ictus, a pesar de encontrarse en tratamiento anticoagulante.

Fuente:
Unidad de Comunicación del Hospital Universitario Virgen de la Victoria