Noticias
Noticias
Noticias
3334
visitas
Pac

Pacientes con sordera profunda han conseguido mejorar su calidad de vida en el Hospital Virgen de la Victoria

El servicio de Otorrinolaringología ha llevado a cabo con éxito más de 70 implantes cocleares, una técnica compleja para recuperar la audición que requiere de un programa de rehabilitación
Especialistas en otorrinolaringología del hospital Virgen de la Victoria

Pacientes afectados de sordera profunda han conseguido mejorar su calidad de vida en el Hospital Virgen de la Victoria, donde el servicio de Otorrinolaringología ha llevado a cabo con éxito más de 70 implantes cocleares, una técnica quirúrgica compleja a través de la cual el enfermo consigue recuperar la audición tras haber realizado un completo programa específico de rehabilitación auditiva.

Este centro sanitario lleva más de 10 años aplicando este tipo de implantes que consiguen, mediante la implantación de un electrodo en la cóclea (oído interno), la estimulación del nervio auditivo. De este modo, la sensación de audición en la corteza cerebral provoca que el paciente recupere la captación de sonidos en personas que no han nacido sordas (sufren de sordera por una afectación), o bien, que comiencen a percibir por primera vez los sonidos en el caso de que se trate de personas sordas de nacimiento.

Así, esta técnica, cuya efectividad requiere del compromiso y de la colaboración previa del enfermo, quien debe llevar a cabo un exhaustivo programa de rehabilitación tras la intervención, está especialmente indicada para pacientes que sufren sordera profunda bilateral y que no puedan portar audífonos externos.

Tras la intervención quirúrgica, que dura entre dos y tres horas, y una vez recuperado el paciente tras varios días de hospitalización, se inicia el programa de rehabilitación específico, cuya duración es de seis meses aproximadamente y se desarrolla en varias fases. A través de este programa, el paciente aprende a identificar e interpretar el mundo de los sonidos.

El hospital, que cuenta con un equipo de especialistas en Otorrinolaringología de amplia experiencia, lleva a cabo entre seis y ocho implantes cada año, los cuales son de carácter definitivo si no hay complicaciones, si bien constan de un procesador externo que precisa recambiarse a los siete o diez años de la intervención.

Mejorar la calidad de vida de estos enfermos que sufren de sordera profunda, bien de nacimiento o bien causada por una enfermedad, ayudándoles a llevar a cabo sus relaciones laborales y familiares con normalidad son las principales ventajas de esta técnica quirúrgica compleja, cuya eficacia depende del tratamiento rehabilitador que recibe el enfermo tras ser operado.

Fuente:
Gabinete de Prensa del Hospital Universitario Virgen de la Victoria (O.R.G.)
Unidades Organizativas vinculadas