Noticias
Noticias
Noticias
2486
visitas
Sal

Salud decide mantener los conciertos privados para que no se disparen las listas de espera

Unos 45.000 pacientes del SAS son operados o sometidos a una prueba diagnóstica al año en el hospital Pascual, el Pilar y la Encarnación Carlos Haya y el Clínico Universitario aportan cada uno el 40% de los enfermos derivados
El SAS remite a muchos enfermos a hospitales privados para que no esperen más

La sanidad pública andaluza sigue recurriendo a una serie de conciertos con hospitales y clínicas privadas de Málaga para evitar que se disparen tanto la lista de espera quirúrgica como la diagnóstica.

Los usuarios tienen derecho a recibir una atención de calidad en un plazo breve de tiempo, pero como la demanda cada vez es mayor, los hospitales del SAS se ven abocados a enviar a enfermos a hospitales privados para que los operen o les hagan las exploraciones que precisan si no quieren superar los tiempos máximos de espera fijados por la Consejería de Salud.

Anualmente, unos 45.000 pacientes de la sanidad pública malagueña son intervenidos quirúrgicamente (en torno a 9.000) o sometidos a una prueba diagnóstica (algo más 35.000) en centros privados que mantienen un concierto con la Consejería de Salud. Esos enfermos son derivados fundamentalmente por los hospitales Carlos Haya y Clínico Universitario, cada uno aporta en torno al 40% de los usuarios que son intervenidos en esas clínicas concertadas o se someten a una prueba exploratoria, según datos facilitados a este periódico por la Delegación Provincial de Salud. Esas fuentes añadieron que el Hospital de la Costa del Sol de Marbella envía en torno a un 8% del total de usuarios y que la cifra de pacientes remitidos por los comarcales de Antequera, Ronda y Vélez es de un 2%, aproximadamente.

Válvula de escape

Los conciertos firmados por Salud para atender a enfermos de la red pública en centros privados suponen una válvula de escape para los dos grandes hospitales de la provincia de Málaga, Carlos Haya y Clínico, puesto que a través de esos acuerdos pueden remitir anualmente cada uno de ellos de 3.000 a 4.000 pacientes. Esa derivación facilita que el SAS cumpla el decreto que fija que ningún ciudadano espere más de 180 días (seis meses) para ser operado ni se superen los 30 días para una prueba diagnóstica.

El año pasado fueron intervenidos quirúrgicamente un total de 9.134 pacientes en los tres centros privados que tienen un concierto con Salud en Málaga, que son el Hospital Doctor Pascual, la Clínica Nuestra Señora del Pilar y la Clínica de la Encarnación. La mayor parte de esos pacientes pasaron por un quirófano del Doctor Pascual, donde se registraron 8.077 intervenciones quirúrgicas, de las que en 5.790 fue precisa la hospitalización del enfermo; las 2.997 restantes fueron operaciones ambulatorias sin necesidad de encame. En la Clínica del Pilar se hicieron 583 intervenciones quirúrgicas sin hospitalización, mientras que 474 operaciones ambulatorias se realizaron en la Encarnación.

Las cifras registradas este año, hasta el pasado 31 de octubre, son similares a las habidas en 2005. De este modo, se han hecho 8.304 operaciones, de las que el grueso corresponden al Doctor Pascual, con 6.951, de las que 4.909 han sido con hospitalización del paciente y 2.042 intervenciones ambulatorias. Por los quirófanos de la Clínica el Pilar, en régimen de operación ambulatoria, han pasado 707 enfermos, y otros 646 lo han hecho por la Clínica de la Encarnación.

Atajar las listas de espera y ofrecer una respuesta rápida a los problemas quirúrgicos de los ciudadanos es la finalidad que lleva a la Consejería de Salud a firmar convenios de colaboración con la sanidad privada. El progresivo incremento de la población andaluza y su envejecimiento hacen que cada vez más personas demanden asistencia sanitaria. Fuentes sanitarias consultadas indican que los hospitales y clínicas del sector privado son un buen complemento para desahogar la masificación que soportan los hospitales del SAS y de la Consejería de Salud.

Exploraciones

Hay que tener en cuenta que, además de los más de 9.000 pacientes intervenidos quirúrgicamente el año pasado en los tres centros privados malagueños citados, se hicieron en ellos 35.235 pruebas exploratorias, entre las que sobresalen 16.388 ecografías diversas que se llevaron a cabo y 11.755 mamografías.

La atención concertada se reducirá considerablemente cuando se abran los Hospitales de Alta Resolución de Especialidades (CHARES) previstos en Benalmádena, Mijas, Estepona y Guadalhorce, indicaron desde la Delegación Provincial de Salud. Según explicaron, esos centros hospitalarios dispondrán de una gran capacidad de resolución y ofrecerán una asistencia de calidad a los pacientes, además de atender a enfermos que ahora pertenecen a Carlos Haya o al Clínico Universitario.

Fuente:
Diario Sur (Ángel Escalera)