Noticias
Noticias
Noticias
2345
visitas
Si

Si no fuera por los médicos de Málaga, muchos enfermos bolivianos morirían

Un convenio con la UMA permite que personas necesitadas del país andino puedan recibir atención quirúrgica gratuita
Castellanos presentó un documental

«A Dios se le puede servir como obispo y como misionero». Esta filosofía de vida fue la que permitió a Nicolás Castellanos, premio Príncipe de Asturias de la Concordia y prelado emérito de Palencia, embarcarse en el proyecto Hombres Nuevos, que cada año -desde hace 15- proporciona educación, alimentación, salud y vivienda a miles de personas en las zonas más desfavorecidas de Bolivia.

Ayer estuvo en Málaga, ciudad a la que está estrechamente unido, ya que un grupo de cirujanos y enfermeros voluntarios del Hospital Clínico viaja durante sus vacaciones estivales al país andino para operar a los enfermos, gracias a un convenio con la Universidad de Málaga. Durante la visita presentó un documental elaborado por el Centro de Tecnología de la Imagen de la UMA que recoge la labor de esta institución.

¿Qué supone para las comunidades en las que trabaja la presencia de los médicos malagueños?

  • Si no fuera por los voluntarios de Málaga esos enfermos se quedarían sin operar. Para el 75% de la población boliviana es la única oportunidad de acceder a este tipo de tratamientos. Cada año intervienen a más de 320 personas, con enfermedades muy graves que de otra forma no tendrían cura.

¿Cómo se desarrolla este programa de voluntariado?

  • Comenzó hace siete años. Una decena de profesionales pasa sus vacaciones de verano atendiendo a los más necesitados. Hasta la fecha han intervenido a más de 2.000 pacientes y han atendido a 10.000, bajo la dirección del catedrático de la UMA y jefe de servicio del Clínico, Carlos Vara. Viven en el hospital, con jornadas muy intensas, de 12 horas, desde por la mañana hasta la noche y a temperaturas extremas. Es un trabajo muy meritorio, tanto de ellos como de sus familias, que nunca comparten las vacaciones. Pero es una experiencia muy gratificante también para ellos y casi todos repiten al año siguiente.

¿Qué tipo de dolencias atienden estos profesionales?

  • Son enfermedades muy avanzadas, como hernias gigantes, bocios de 1,5 kilos de peso y problemas derivados de las cesáreas. Estas lesiones se producen tras décadas de padecimiento para el enfermo. En Bolivia toda la medicina es privada y se paga en dólares. Sólo el 25% de la población tiene acceso a la Sanidad. La gente pregunta todo el año cuándo vienen los médicos. Los ven como una bendición.

¿Dónde atienden a los enfermos?

  • La fundación Hombres Nuevos gestiona el hospital Virgen Milagrosa, en la zona de Santa Cruz de la Sierra, una de las más desfavorecidas del país. Pero también gracias al apoyo de instituciones como el Ayuntamiento de Málaga, la Junta y donaciones de muchos malagueños a título particular estamos ampliando estas instalaciones, que tendrán un quirófano a la altura de los europeos y donde los necesitados acceden a tratamientos avanzados, como los de España.

Un hospital de alto nivel...

  • El pobre tiene derecho a una salud tan digna como los demás. No cabe hacer chapuzas, tiene derecho a lo máximo.

¿Qué otras líneas de actuación mantiene la fundación?

  • Hemos creado 40 escuelas, que dan el desayuno y la comida a diario a 700 menores. Un millón de niños en Bolivia está sin escolarizar, 800.000 tienen que trabajar para subsistir y sólo en el distrito donde trabajamos hay 13.000 que viven en la calle. Por ello, nos hemos propuesto erradicar el trabajo infantil. Además, hemos creado tres escuelas universitarias que atraen incluso a alumnos de otros países. Y creamos viviendas para personas que no tienen acceso a ellas. Nuestro trabajo se basa en el principio: 'Aula, cancha, templo y vivienda'. Es una educación basada en la autoestima, en los valores y en la que tiene una gran importancia las actividades deportivas y culturales.
Fuente:
Diario Sur (Ignacio Lillo)
Unidades Organizativas vinculadas